Durante muchos años la iluminación fue únicamente un tema decorativo, era poner “lámparas” o “foquitos”, sin embargo, la tendencia cambió de poner solamente lámparas bonitas o “foquitos” a una época en la que se busca la integración de la luz en la arquitectura. La iluminación es un factor muy importante en el cuerpo humano, ya que se requiere control de ciertos lúmenes para estar activo o de lo contrario para relajarnos, un tema que platicamos anteriormente en nuestro tema de Psicología de la luz.

Es importante tener en cuenta que con la luz artificial podemos generar diferentes ambientes, y esto llega a afectar la decoración, realzando las formas, las texturas y el espacio, por ello es esencial conocer las diferentes alternativas de iluminación y sus principales características.

Este índice con las siglas (IP) lo encontramos regularmente en las fichas técnicas o en las cajas de los luminarios, es utilizado para determinar el grado de protección que tiene un envolvente de equipos eléctricos (como los luminarios) contra el acceso de agentes externos tales como penetración de cuerpos sólidos y/o penetración de agua, este grado de protección se verifica con pruebas estandarizadas y reconocidas.

Un paso importante antes de comprar un luminario o contratar a un diseñador de iluminación, es tener claras las tareas visuales de cada espacio, para poder evaluar y determinar en un proyecto ejecutivo los niveles de iluminación adecuados para cada tarea, ya sea iluminación residencial, industrial o comercial.

Está comprobado que el color del medio ambiente produce reacciones psíquicas o emocionales en las personas, razón por la cual es importante utilizarlo adecuadamente en los espacios. Pero el color no radica sólo en las superficies, sino también, y de manera muy importante en la luz. Lo que solemos utilizar para iluminar nuestros espacios, los típicos focos y lámparas que usamos en la casa o el trabajo, también tiene importantes variaciones en su color e influyen de manera importante en la atmósfera de un lugar. Numerosos estudios comprueban que los colores producen diferentes sensaciones en el individuo. El color de la luz es importante porque transformar el entorno, incide en el estado de ánimo de las personas.

Diversos estudios han notificado que debemos comenzar a tomar medidas urgentes en el consumo energético, de lo contrario la energía utilizada en Iluminación será un 80% superior en el 2030.